176 - Sobremesa con las primas de Boli.

Comer un sábado con amigos en Mayflower está empezando a ser tradición. Parece que por lo menos una vez al mes recibo la llamada de un colega resacoso que me pide compañía y los mejores tacos de costilla de Madrid. Además, hace poco descubrimos que los nachos compiten de tú a tú con los de New York Burger.


Después de esperar a Mati algo más de diez minutos, Boli y yo ya habíamos hablado de su noche de ayer, de mi tarde del viernes y de la noche que nos esperaba a los dos. Me había dado tiempo hasta de enseñarle mi racha de victorias de ajedrez, e incluso habíamos hablado de lo guapas que están sus zapas NB 550 rojas.


Entre anécdotas, suspiros y alegrías la comida dejó paso a la sobremesa, que comenzó cuando llegó Lola, y como buena prima de Boli venía con ganas de beber y hablar. No habíamos empezado a cotillear cuando llegaron Maca y Cachá, y la primera, como buena prima de Boli llevaba unas zapas tan feas que eran increíblemente bonitas. Probablemente se las copie.


En Mayflower querían dejar limpia la terraza, por lo que nos fuimos a otro de mis grandes bares, la terraza de Airport Tavern. Entre conversaciones sobre ligues de la noche anterior las tres insensatas que habían decidido hacer sobremesa con nosotros empezaron a maquillarse, e incluso dieron color a Mati, quien huyó a los pocos minutos.


Con la sobremesa aún en marcha sobre las historias de zapas, de percebes y de ligues fallidos, tuve que dejarles. Llegaban las siete, y el amago de otra gran noche invadía la terraza en la que había hibernado nuestra querida Viki.


Sábado 5 de febrero de 2022

Madrid

Recuerdos con contexto 176




4 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo