171 - Mayflower

En Rodríguez Marin hay un bar

escondido entre verdes y techo de cristal

sirven patatas con cada bebida

a las señoras concentradas en su partida.


Voy de vez en cuando a ver el panorama

me siento en la terraza como si nada

me traen dos solos doble y otras tantas aguas

disfrutando en las discusiones aireadas.


Nunca pagué tan poco, por dos limonadas

mis amigos con tres vermús y seis caladas

soltaron cuatro chelines por dos tazas

qué sueño y qué delicia de terraza.

2 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

He dado muchas vueltas a esta última poesía, ya van doscientos poemas y aún no sé de lírica. Me planteo si es lo mío, las rimas sin salida ya van miles de versos y aún no se improvisan. Son historias

Cuando era más joven, por no decir pequeño un músico maño, me enseñó el fuego, me dijo, “oye Lazarillo, tú tan cafetero, prueba esto, dame dos de limón, camarero” Probé aquella pócima, como si fuera v

En el libro anterior, sentía vértigo, me daba pavor llegar al final, no quería poner puntos sin más. Ahora que escribo, con algo más de estilo, que al menos entiendo las rimas que digo, me parece curi