170 - Que tu tiempo explote al palpitar

Ya no llueve igual en las noches europeas

no cantamos bajo la lluvia ni en tormenta.

No tenemos ribera a donde correr los sábados,

tampoco un escudo con su oso arbolado,

las rayas rojiblancas son maltratadas

con cada camisola de la temporada nueva.

Por eso me doy cuenta, realmente fuimos felices,

yo viví pocos partidos en el estadio que ya está roto,

me latió el corazón con cada “ya queda poco”.

Viví poco tiempo los latidos de los melancólicos,

canturreé siempre que pude en medio de los cielos

por eso me pregunto si mi tiempo fue intenso,

cada latido en ese estadio se me paraba el tiempo

cada segundo en esa grada me ardía el pecho.

Eran latidos de grandeza en los tiempos que menguaban

todas mis pulsaciones explotando en las madrugadas.



0 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

He dado muchas vueltas a esta última poesía, ya van doscientos poemas y aún no sé de lírica. Me planteo si es lo mío, las rimas sin salida ya van miles de versos y aún no se improvisan. Son historias

Cuando era más joven, por no decir pequeño un músico maño, me enseñó el fuego, me dijo, “oye Lazarillo, tú tan cafetero, prueba esto, dame dos de limón, camarero” Probé aquella pócima, como si fuera v

En el libro anterior, sentía vértigo, me daba pavor llegar al final, no quería poner puntos sin más. Ahora que escribo, con algo más de estilo, que al menos entiendo las rimas que digo, me parece curi