160 - Ajedrez y pollo al curry

Tener amigos que sepan jugar al ajedrez supone entre otras cosas recordar lo duro que es sentirse humillado por alguien a quien quieres. Y es que al ajedrez se juega para humillar al otro, desde el cariño y la admiración, por supuesto.

Además de jugar, hay otro gran placer del que disfruto con mis amigos, cocinar y comer. Especialmente cuando quien recoge no eres tú. Da gusto sentarse a mesa puesta, e incluso es aún más placentero disputar con Wako una partida mientras Alfi y Gonzas se pelean por el curry y el cilantro.

Entre arroz y pollo discurrió nuestra conversación, se nota que nos hacemos mayores y nos interesan otras cosas, porque además de los habituales cotilleos nos centramos en hablar sobre hipotecas y tipos de interés. Todo ello con la misma idea en la cabeza, aquel caballo a d5 había sido mi perdición.


Nos hacemos mayores, y puede que nuestros respectivos adolescentes se llevasen las manos a la cabeza si nos ven hablar del mercado inmobiliario un jueves a las once de la noche entre partidas de ajedrez y pollo al curry.


Jueves 20 de enero de 2022

Madrid

Recuerdos con contexto 160





5 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo