141 - Yo no soy el dueño de mis emociones

Hay canciones que

trascienden lo decente,

corresponden a un podio

de todo occidente

son escritas entre letras

de amor y lágrimas

iluminan la cabeza

de todo el que ama.


Son letras que acuden

al sentimiento eterno

puro arrebato

de un soñador risueño

complejas golondrinas

que aún no vuelan

acordes incompletos

que ahora no recuerdas.


Se componen de todas

las palabras y razones

por las que tú, si tú,

aún estás en tu cama,

desde donde observas

las estrellas en la ventana,

despierta de una vez

esto no es una simple nana.


Son respiros de grandeza

del joven que planea

dejar la puerta abierta,

junto a tu mirada,

aquel que no sueña

con terminar la letra

de sus rimas incompletas

con las aún ni piensa.


Sé que hay algo ajeno

por lo que te acercas a mi,

y no sé, si es el propio mar,

aquel que pinta Robe

o todas las nubes

que suben y vienen por ti

aquellas que te tutean

y te ponen motes.

2 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

He dado muchas vueltas a esta última poesía, ya van doscientos poemas y aún no sé de lírica. Me planteo si es lo mío, las rimas sin salida ya van miles de versos y aún no se improvisan. Son historias

Cuando era más joven, por no decir pequeño un músico maño, me enseñó el fuego, me dijo, “oye Lazarillo, tú tan cafetero, prueba esto, dame dos de limón, camarero” Probé aquella pócima, como si fuera v

En el libro anterior, sentía vértigo, me daba pavor llegar al final, no quería poner puntos sin más. Ahora que escribo, con algo más de estilo, que al menos entiendo las rimas que digo, me parece curi