134 - La magia de lo analógico.

Tener un diario no es una tarea fácil, requiere cierta disciplina, y aunque parezca que la tenga es mera tozudez y cabezonería. Como es normal, toda tarea constante acaba produciendo cierto escozor en el que la ejecuta. Creo que no digo nada raro cuando afirmo que hay bastantes días en los que no me apetece un carajo escribir, y hoy es uno de ellos.


Normalmente cuando la ilusión por mi recuerdo diario se desvanece, tiendo a imaginar un tiempo pasado, resulta más sencillo hablar de un momento feliz que recapitular el día.


Esta vez prefiero rescatar una de esas reflexiones de las que aún no conozco su esencia. Resulta curioso ver a la juventud renegar de lo digital y sentirse atraída por los vinilos, las cámaras analógicas y los libros en papel. Creo que hay un movimiento cultural algo difuso entorno a volver a sentir que algo nos pertenece. Lo artesanal empieza a destacar frente a la copia. Queremos menos cosas y las apreciamos más.


Lo analógico tiene cierta magia, y es que por primera vez nos sentimos dueños de algo. Parece ser que la realidad que vivimos destaca por una vida social que pertenece a internet, gustos que son fruto de la globalización y un menguante pensamiento crítico. Por eso lo analógico se eleva aa categoría de revolución sobre todo lo anterior, la juventud es rebelde por naturaleza, y parece ser que ahora empieza por desterrar a lo digital como único medio.

Aprovechando esta reflexión, y que no me apetece mucho escribir, aún llevando todo el día leyendo, reutilizo unas de mis fotos de Portugal.


Film is not dead.


Sábado 25 diciembre de 2021

Madrid

Recuerdos con contexto 134




4 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo