134 - Árbol

Sentado en una esquina

de la frondosa Castellana

oigo ruidos de escalera

y voceríos de mañana.


Derrapan las sirenas

por la rotonda y la mediana

se abren paso entre gentes

de costumbres castellanas.


Escucho de rato en rato

a los perros de mi lado

mastín de barbas negras

y sus historias sobre gatos.


Vuelve la brisa de primavera

hace años no fue cualquiera

echaba de menos los daños

y los sonidos de la tierra.


A mi lado un árbol blanco

de tronco destrozado

firmado por los jóvenes

y sus amores de verano.


El asfalto aún no quema,

con la sombra de aquel árbol

se cobija del calor

y del ruido del rebaño.

0 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

He dado muchas vueltas a esta última poesía, ya van doscientos poemas y aún no sé de lírica. Me planteo si es lo mío, las rimas sin salida ya van miles de versos y aún no se improvisan. Son historias

Cuando era más joven, por no decir pequeño un músico maño, me enseñó el fuego, me dijo, “oye Lazarillo, tú tan cafetero, prueba esto, dame dos de limón, camarero” Probé aquella pócima, como si fuera v

En el libro anterior, sentía vértigo, me daba pavor llegar al final, no quería poner puntos sin más. Ahora que escribo, con algo más de estilo, que al menos entiendo las rimas que digo, me parece curi