133 - La lengua popular.

Una vez leí que toda persona tiene que tener un disco navideño, un pequeño refugio que le permita ausentarse de la vida y celebrar al ritmo de las letras elegidas.


Mi pequeña tradición se remonta a aquel regalo de mi amigo Gio. En aquel entonces el indie rock triunfaba en mi vida, hasta que llegó un salmón bohemio y con un disco verde me enamoró.


Desde aquel regalo hasta la Nochebuena del dos mil diecisiete fui descubriendo la lírica de Calamaro, cada canción era una nueva obsesión. Mi mayor revelación fue de camino a un examen de Derecho Romano, sonó La Lengua Popular, y enseguida supe que había encontrado el album que escucharía cada Nochebuena.


Este es mi cuarta Nochebuena escuchando el segundo mejor disco de Calamaro, después de Bohemio, y es que el ritmo y lírica de La Lengua Popular hacen a uno darse cuenta que al final Andrés vuelve a tener razón.


Voy a tomar, para no llorar, lágrimas de cocodrilo

Voy a tomarme mi tiempo para vivir tranquilo

Voy a tomarme hasta el pelo

Mi pelo, por favor, con mucho hielo

Voy a tomarme hasta los trenes que no van a venir


Viernes 24 de diciembre de 2021

Madrid

Recuerdos con contexto 133






5 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo