121 - Golf

Cuando carezco de ideas,

o incluso de ganas

acudo a Chesterton,

grandullón y afable escritor

de pensamiento cierto.


Para él, el golf, dichoso juego

no era más que otro vicio,

complejo y raro

como jugar a las canicas,

pero en caro.


Es un deporte curioso,

lleno de trampas,

charcos preciosos

que no perdonan

ni al pobre ni al poderoso.


Llevo poco “jugando”,

y es una historia simple,

como la de otros tantos

decidí entrar en Amazon

y pedir un set de buenos palos.


Fue cabezonería

y otra tanta prepotencia

me juré a mi mismo

aprender la esencia

dichoso swing y su ciencia

2 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

He dado muchas vueltas a esta última poesía, ya van doscientos poemas y aún no sé de lírica. Me planteo si es lo mío, las rimas sin salida ya van miles de versos y aún no se improvisan. Son historias

Cuando era más joven, por no decir pequeño un músico maño, me enseñó el fuego, me dijo, “oye Lazarillo, tú tan cafetero, prueba esto, dame dos de limón, camarero” Probé aquella pócima, como si fuera v

En el libro anterior, sentía vértigo, me daba pavor llegar al final, no quería poner puntos sin más. Ahora que escribo, con algo más de estilo, que al menos entiendo las rimas que digo, me parece curi