118 - Usted no trabaja mucho, simplemente es gilipollas.

Una de las grandes ventajas de llegar a cierta edad es que uno puede hablar de forma categórica. No sé muy bien a partir de qué edad uno puede empezar a pontificar sobre la vida y sus anécdotas, lo que sí sé muy bien es que gran parte de este diario está enfocado a eso mismo.


Me gustaría decir que una vez alguien me dijo que trabajar hasta altas horas de la noche es de gilipollas. Pero mentiría si lo dijese, que yo sepa nadie me lo ha dicho, pero es un razonamiento que llevo a rajatabla. Si uno es diligente con los quehaceres diarios es prácticamente imposible que le den las dos de la mañana trabajando. Digo prácticamente porque al menos con mi edad y en mi gremio, me quedan muchos años de depender no solo de mi diligencia, sino de los que tengo encima.

Son las dos de la mañana, y estoy escribiendo esto en lugar de dormir, como ya sabrá el lector asiduo de este diario, los jueves son mi peor día de la semana. El que ahora escribe esto sabía perfectamente mientras paseaba por Serrano el martes, lo duro que iba a ser su jueves. Y aún así decidió buscar el segundo café callejero.

El día de mañana, cuando lea esto disfrutaré pensando en que aquel niño de veintipoco no trabajaba mucho, y simplemente era gilipollas.

Jueves 9 de diciembre de 2021

Madrid

Recuerdos sin contexto 118



21 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo