114 - Un café con Babel.

Con un ojo medio abierto he logrado ver el mensaje de Babel después de comer. Me proponía ir al Retiro justificándose en una de las muchas cosas que tenemos en común, la necesidad de salir de casa en busca del aire frío que recorre las calles madrileñas.


Para nuestra sorpresa el Retiro estaba cerrado, el temporal y el mal estado de los árboles nos ha privado de la posibilidad de recorrer los caminos de tierra y arbustos. Me había llevado un libro de Fontanarrosa que me regalaron Elías y Ale en su boda rosarina, libro que por cierto debería ser de obligada lectura.


Callejeando en busca de Babel me he topado con varios sitios que se suman a mi lista de cafés pendientes. He aprovechado para llevar mi nueva cámara favorita, una Minox 35GT de mis padres, que me consiguieron arreglar en Foto Oliva soldando varias pilas pequeñas. El carrete de treinta y seis ya se ha acabado, con un popurrí de mis aventuras con Leti y la cena del viernes.


Babel, me ha sorprendido, me ha llevado a un oasis oculto en Hermosilla, muy cerca de aquel mítico bar llamado Casa Poli, al que solíamos ir a beber copas a cuatro euros con dieciséis años.


El café, además de ser notable ha sido la excusa perfecta para que tanto ella como yo, hablemos de las dudas que nos surgen con nuestro futuro a medio plazo. Mucho tiene que cambiar todo para que seamos adultos de verdad, pero mientras tanto disfrutaremos de la amistad y de los cafés que vayamos encontrando.


Domingo 5 de diciembre de 2021

Madrid

Recuerdos sin contexto 114





4 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo