073 - Y yo quería dejar lo que más feliz me hace.

Escribo estas líneas después de haber jugado el mejor partido de fútbol de mi vida. Hemos perdido, y aún en la derrota encuentro la felicidad. La derrota es un óxido que corroe el duro metal forjado por el esfuerzo en un partido. Es ese móvil que suena en la tranquilidad del campo, en definitiva y hablando claro, para todo aquel que disfrute ganando, perder es una putada.


Perder en equipo tiene siempre su truco, es incomprensible achacar a uno los errores del partido. Si el defensa se equivoca, nos equivocamos todos, si el delantero celebra, lo hacemos todos.


Hemos perdido cuatro a tres, nos han tirado cuatro veces y nosotros hemos tirado ocho. De esos ocho tiros, cinco han sido míos, y de esos cinco, tres han bailado con la red. He tonteado con el póker con una jugada en banda propia de Messi que jamas repetiré y detenida por el mismo Lev Yashin. Incluso he soñado asistir después de un gol de cabeza anulado, con el que creo que ha sido el mejor centro de mi vida.


Resulta curioso estar satisfecho individualmente y triste por lo colectivo, es una dualidad rara, parecida a las ensaladas que llevan pasas.


Yo quería dejar este deporte, y un amigo de Tuiter, un tal Nimrod quería hacer lo mismo. Si me lees, no lo hagas, disfruta de la derrota y vive con la victoria. Esto no ha hecho nada más que empezar.


Lunes 25 de octubre de 2021

Madrid

Recuerdos con contexto 073


1 visualización0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo