038 - La suerte del filósofo

Algunos más que otros pecamos de inseguros

jugamos con venenos parecidos al cianuro

exigimos perfección en lo que nos rodea

así es entendible que elijamos la epopeya.


Todo es una batalla del mundo contra la fiera

gritos bajo el agua y bailes de verbena

donde está todo perdido

y todos son cualquiera.


Peleamos sin cesar contra el cielo

exigimos a los dioses quimeras de repuesto

no vaya a ser que nuestro héroe

acabe algo expuesto.


Ese es el dilema del que escribe su epopeya

cree que todo es trágico

mientras exige su odisea


0 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

He dado muchas vueltas a esta última poesía, ya van doscientos poemas y aún no sé de lírica. Me planteo si es lo mío, las rimas sin salida ya van miles de versos y aún no se improvisan. Son historias

Cuando era más joven, por no decir pequeño un músico maño, me enseñó el fuego, me dijo, “oye Lazarillo, tú tan cafetero, prueba esto, dame dos de limón, camarero” Probé aquella pócima, como si fuera v

En el libro anterior, sentía vértigo, me daba pavor llegar al final, no quería poner puntos sin más. Ahora que escribo, con algo más de estilo, que al menos entiendo las rimas que digo, me parece curi