top of page
Buscar
  • Carlos Pinedo Texidor

037 - Motín en la cárcel

No hay vez que no consiga hablar de mi

me cueste algún día o todo el vivir

me acerco al tema y me acerco a ti.

Recuerdos tan olvidados que no pueden vivir.


Se acostumbran a las rejas y al no salir

aceptan que no tienen a nadie

no me tienen ni a mi.

Atrapados se desvanecen, ¿querrán huir?


Déjame, querida mia, que una vez más vaya a ti

hace días que siento una pelea en mi

hace días que yo sueño con mi antiguo vivir

Recuerdos de otra vida que quieren salir


Se pelean en el patio de la cárcel,

la cual está dentro de mi

se acercan a las rejas y advierte un guarda

¡en las ventanas hay mil!


Los guardas vestidos de morado,

se parecen a mi, salieron del pasado

y no quieren huir.

Han tomado el control de todo, ayúdame a mi.


Pero hoy yo te digo amiga mía,

algo ha cambiado, igual es por ti

recuerdas que a tu lado algún día rompí

lágrimas que a escondidas debieron hacer salir

recuerdos de aislamiento y del añil sufrir.


¡Hoy te cuento que recuerdo todo!

Hoy ya puedo ver lo que estaba en marcha

por los carceleros color lavanda

Comida una vez al día y ducha a la semana

castigos severos y constantes si alguno hablaba.


Qué variedad de crímenes los del uniforme

de lunes a domingo, no descansaban

amanecían enfurecidos y buscaban la venganza

y ni yo, ni mis recuerdos presos se revelaban.


Hoy todo se ha roto y no me lo esperaba

ojalá pudieses verme en la ventana

caen las lagrimas planean en las terrazas

Mi cabeza sobrecargada, qué feliz he sido siempre

y yo me lo negaba, qué recuerdos, amiga mía,

a los que yo mismo maltrataba.

0 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

He dado muchas vueltas a esta última poesía, ya van doscientos poemas y aún no sé de lírica. Me planteo si es lo mío, las rimas sin salida ya van miles de versos y aún no se improvisan. Son historias

Cuando era más joven, por no decir pequeño un músico maño, me enseñó el fuego, me dijo, “oye Lazarillo, tú tan cafetero, prueba esto, dame dos de limón, camarero” Probé aquella pócima, como si fuera v

En el libro anterior, sentía vértigo, me daba pavor llegar al final, no quería poner puntos sin más. Ahora que escribo, con algo más de estilo, que al menos entiendo las rimas que digo, me parece curi

Publicar: Blog2 Post
bottom of page