033 - Quinientos veinticinco días después.

Desde el ocho de marzo de dos mil veinte no pisaba el Metropolitano, y como no podía ser de otra forma mi vuelta a casa se ha saldado con un partido soporífero de esos que hacen callo.

El Atleti juega bien, o eso me gusta pensar, pero claro, llega la Copa de Europa y se derrumban. He de decir que el fútbol ha cambiado, en España se juega algo lento y sin ideas, y el resto de Europa hace años que quemó todos los tratados de fútbol y se dedican a cambiar de ritmo e intensidad cuando les conviene.

El Oporto ha hecho lo que ha querido, cuando quería parar el partido un recadito al que tuviese el balón y a otra cosa. El Atleti no ha sabido encontrarse, por no saber no se acuerda ni de aquellos guerreros del primer lustro cholista que te miraban con sangre en los ojos ante el más mínimo amago de tocar a uno rojiblanco.

De nada sirve tener mucha calidad arriba si el equipo carece de intensidad, el tema de echar cojones es otro aún más preocupante. Me ha gustado la picardía de De Paul, el único que parecía querer arrancar la cabeza a los de azul y dorado.

El sábado volveré, espero que contra los vascos y más aún siendo después de comer hayan espabilado un poco. Al fútbol se juega para ganar, no para alegrar a los periodistas.

Miércoles 15 de septiembre de 2021

Madrid

Recuerdos con contexto 033



17 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo