009 - Una tarde de la mano de Alma Thomas.

Manos cruzadas por detrás de la espalda, paso calmado pero constante.


Me acompañaba un aire más fresco y energético, No obstante, en una de las galerías de Chelsea por la que frecuentábamos, me paré en seco. Ladeé mi cabeza hacia un lado para observar con detenimiento lo que parecía imperceptible.


Ella siguió caminando, pero yo ya había sucumbido al cuadro. Me quedé pensando. ¿Qué es lo querrá decir el autor? Muchas veces nada, pero no quería darme por vencida ante aquella tal Alma Thomas.


Entre las pinceladas de piedra aparecían recovecos que parecían guardar un mensaje. Unas letras que podrían estar diciéndome eso que tanto deseaba.


Mi acompañante se acercó por detrás y también pareció distinguir esos pequeños oasis dentro del cuadro. Para ella, eran personas, definidas en diferentes partes de su vida.


¿Qué nos dijo aquella tarde Alma Thomas? ¿Acaso nos comentó algo o fue más que nosotras quisimos ver algo en especial? Lo mismo no había ni letras, ni personas, sino colores rojos que daban más significado que cualquier forma que intentásemos descifrar. Quizás, la obra era más sencilla de los que deseábamos que fuera.


Escrito en Nueva York por Letra Gé


42 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo